Una de Hichtcock (con plumas)

El averío lo empezó Elsevier, que no tuvo otra idea que elegir, para su sistema de información bibliográfica, el nombre científico del avemartillo. Dicen fuentes bien informadas— y suscribo yo— que cuando se juega al gigantismo es razonable emplear el nombre del pajarraco que mayores nidos construye para denominar el sistema con la mayor cobertura de los existentes, Scopus. La jugada fue buena: siempre he sospechado que Scopus concede ventaja a las 2969 revistas que como editorial publica la propia Elsevier.
Peero llegó el cuervo, mi querido cuervo, a revolucionar el corral: Sci-Hub, el repositorio que, desafiando a los grandes comerciantes de la información y las revistas científicas, ha resuelto en buena medida los problemas de acceso al documento de millones de investigadores. Picotazo a picotazo, todas las grandes empresas comerciales de edición científica se están viendo afectadas por el cuervo que sujeta la llave y que, de momento, evita la jaula— aunque penosamente— saltando de dominio en dominio.

piolin

Pues bien, hay pájaro nuevo en la bandada: en Junio de 2017, Peter Vincent comunicó la puesta en marcha de Canary Haz, que hasta donde yo sé significa canario flauta. Sin duda tratando de evitar algún que otro malentendido, a este pequeño piolín le han mudado el nombre a otro más pretencioso: ahora se llama Kopernio.
Se trata de otro sistema más que parte de referencias de artículos científicos y obtiene los correspondientes documentos íntegros Lo que es conseguir PDFs, vamos. Pero no lo hace cargando precios abusivos por unas pocas páginas, como las editoriales comerciales que Sci-Hub fustiga; ni a la brava, almacenando PDFs a manos llenas y distribuyéndolos bajo demanda de forma (que decía el otro) “dudosamente legal”. Consigue no sólo acceso libre a los documentos gratuitos, también a aquellos otros cuyo acceso está contratado por la biblioteca de cada institución.
Para ponerlo en funcionamiento, son necesarios tres pasos.
El primero es la instalación de un pequeño programa que se adapta al navegador como extensión (o plugin). Cada vez que obtenemos los resultados de búsqueda en sistemas como Google Académico o PubMed, un rótulo nos informa de la posibilidad de buscar los PDF.
El segundo es el registro personal y gratuito en el sistema. Eso incluye, además del nombre y una contraseña, la dirección de correo electrónico institucional. ¿ Por qué ? Pues porque en el tercer paso o requisito, que consiste en seleccionar la universidad o centro a los que cada uno está afiliado, Kopernio nos identificará como miembros de la institución, averiguará las credenciales y permisos del sistema bibliotecario en cuestión y de esa forma permitirá el acceso a los PDFs de los artículos y revistas incluidos en las suscripciones institucionales, tanto on- como off-campus.

¿ Alguien recuerda con qué cariño Melanie Daniels (Tippi Hendren) compra un pajarito al principio y con qué lastimero aspecto queda malparada  al final en Los Pájaros ? Bueno, pues en nuestro corral también hay sus peros.
Conseguí instalar el plugin y registrarme personalmente en piolín (Kopernio, abreviando) pero no pude identificar ninguna de mis filiaciones institucionales en su lista de autorizadas. Nada extraño teniendo en cuenta que el sistema se encuentra aún en la fase alfa de desarrollo.
Por otra parte, para identificar y obtener los PDF, piolín recurre a revistas de acceso abierto, repositorios institucionales, servidores de preprints… exactamente igual que hacen PubMed (a través de su conexión con PubMed Central) o Google Académico, que enlaza con Arxiv, BioArxiv y otros servidores, además de extraer documentos de plataformas tipo ResearchGate e incluso de páginas personales. Si podemos recurrir a todo eso y, vía VPN, conectar off-campus con los recursos contratados por nuestra institución ¿ Tiene sentido piolín ? Probablemente no. Aunque hablemos de investigadores en situación realmente precaria, con recursos de información limitados o nulos, me cuesta creer que Kopernio vaya a resolverles la papeleta más que la combinación de los recursos ya existentes, incluyendo los de “dudosa legalidad”.
De verdad que no lo veo.

Advertisements

Debilidad por el cuervo

Nadie me creyó cuando afirmé que los cuervos de Berlín no eran negros y marcaban el paso de la oca, así que me faltó tiempo para captar a uno en uno de sus paseos.

cuervoberlines
Tomo la anécdota como excusa para referirme muy brevemente a una noticia que supe ayer: la casa editorial Elsevier demanda a Sci-Hub y LibGen el pago de 15 millones de dólares. Y veréis por qué.
Sci-Hub almacena 62 millones de copias de artículos de investigación y bastantes libros. Cualquiera, desde cualquier parte, puede obtener una de ellas sin coste adicional alguno.
Supongo que la actividad de Sci-Hub puede no ser legal. Supongo que la actividad de Elsevier es legal. También creo que la actividad de Sci-Hub no debería perseguirse y que se deberían cuestionar las maneras de Elsevier. Como frente a otras diatribas, no me he formado una opinión, pero he adoptado una postura. Desde estas notas he enlazado con frecuencia las versiones electrónicas de artículos de investigación. En ocasiones, y ante la sospecha fundada de que algunos trabajos no serían accesibles a todo el mundo, he empleado el enlace que me proporcionaba Sci-Hub cuyo anagrama es (qué coincidencia) un cuervo que sostiene una llave.
La fundadora de Sci-Hub, Alexandra Elbakyan, aún no ha cumplido los 30 y ha sido considerada una personalidad relevante para la ciencia y mencionada junto a Edward Snowden, quien ha sido y es relevante para todo el mundo. De momento, el destino de Alexandra es diferente al de Aaron Swartz, un campeón de los formatos libres en Internet, que fue hallado muerto poco tiempo después de ser acusado de una descarga masiva de archivos PDF almacenados en JSTOR.

No dejan de repetirme que la investigación científica es desinteresada y no tiene fronteras. Suelo responder con mi sonrisa más cínica: del trabajo desinteresado de los científicos hay quien  extrae un grandísimo interés y, por mucho que se cacaree lo de la “república de las letras”, todos los premios Nobel tienen pasaporte.

Sabemos lo que pasa cuando el grajo vuela bajo, así que más vale que el cuervo siga marcando el paso de la oca largo tiempo.

Ahora que se intenta crear listas autorizadas de todo… A Taxonomy of University Presses Today

University presses bring a diversity not only of costs, scale, and business models, but also of organizational capacity, incentives, and objectives. As efforts are mounted to transition monograph publishing to open access, it is vital that we recognize the richness and complexity of this community.

via A Taxonomy of University Presses Today — The Scholarly Kitchen