Pero… ¿ A quién se le ocurre ?

Vale, ando estos días algo corto de excusas para rellenar nuevas notas y realmente abrumado más por mis aficiones  que por mis obligaciones. La música es la principal y las lenguas (Isabel S está al tanto) van detrás. Cualquier aficionado sabe que en el mes de Noviembre se produce el gran choque de trenes: las celebraciones de Santa Cecilia y la preparación del concierto de Navidad casi de inmediato. Difícil, difícil.

Pero no es sólo eso. Además conviene conciliar los temas que uno trata o los asuntos que menciona con los intereses de los eventuales lectores. Y en eso  las cosas no es que mejoren. Un repaso rápido en los siguientes párrafos.

Phil y sus colegas de The Scholarly Kitchen han ofrecido una crónica más que hilarante de un congreso sobre identificadores persistentes (DOI, ORCID y demás). Y la crónica es hilarante porque el congreso se ha celebrado este mes de Noviembre en OMG!… Reykjavik. Alice Meadows hace la crónica. Phil aporta notas sobre un par de conversaciones que mantuvo mientras, literalmente, “desarrollaba una déficit de vitamina D”. Combinar la oscuridad del paisaje islandés con los resultados de las elecciones estadounidenses no es que le ayudara mucho.

La literatura “profesional” aburre. Information Processing & Management, que fue mi revista favorita hace tiempo, se descuelga de vez en cuando con trabajos de tipo bibliométrico. En su número del próximo mes de Enero, un grupo de investigadores emplean el análisis de redes sociales para medir la influencia social de los científicos a partir de sus redes de colaboración. Otro, que va por libre, trata de dilucidar los mecanismos por los cuales se rige la co-autoría de trabajos científicos. Aunque hay otro artículo también próximo a otra de mis líneas de trabajo en el que participan investigadores españoles, me resulta demasiado obstruso porque la elaboración de resúmenes de patentes mediante procesamiento del lenguaje natural no es algo que entienda ni quiera entender.

No voy a recomendar a Michael Torke y su música. Y no porque no me resulte interesante: lo es el personaje y lo son las obras. Pero condenaros a la música minimalista donde se combinan células temáticas provenientes de líneas de percusión en música rock con las idas y venidas de un cuarteto de saxos no es mi idea de desearos un buen fin de semana. Y si no, fijaros en las propias palabras de Torke:

“When I am drawn to a particular rhythmic groove from an overheard pop song, I scratch my head and think: “I like that, how could I use it?” To me, it’s not worth trying to write another of the ten million songs out there. But I’ve found that if I take a small part of the drum track and assign it to the non-percussion instruments I’m writing for, then interesting things happen”

 

Así que por partida doble: ¿ A quién se le ocurre asistir a un congreso en Noviembre en Islandia ?. Y ¿ A quién se le ocurre algo que no sea aburrido ni suene a “intento de resumen anual” (empiezan a leerse) como excusa para estas notas ?

No se hable más. Aquí tenéis a Ellie Goulding en el más puro estilo “mira-lo-que-hago-con-el-kulito”. La mejor demostración de que este mundo está lleno de nerds y de que, por descontado, los nerds son quienes valen la pena (no todas, you bitch).

Y, por supuesto, buen fin de semana, felices compras y… ya podéis ir haciendo sitio para lo que vendrá en los próximos días.

 

 

Conceptos fundamentales sobre redes: un nuevo e importante recurso

¿ Qué debería saber cualquier persona del siglo XXI sobre redes en el momento de acabar su educación secundaria ? A esta pregunta han tratado de contestar un quinteto de investigadores de las universidades de Oxford y pública de Nueva York, el museo New York Hall of Science y la academia militar de West Point.

Tras la conferencia NetSci de 2014, iniciaron un proceso que implicó durante un año a profesores y estudiantes de análisis de redes e incluyó  iniciales tormentas de ideas, comparaciones entre grupos a continuación y finalmente la propuesta de una lista final de conceptos esenciales. Este proceso completo se ha descrito en un trabajo de último número de Journal of Complex Networks (una de mis fuentes preferidas, como expuse hace poco) que se titula What are essential concepts about networks?.

network-1

La portada del panfleto (18 páginas) que contiene los conceptos básicos sobre redes.

 

 

 

 

El resultado es un magnífico panfleto que, con brevedad y gran riqueza gráfica, resume en siete puntos las ideas centrales y el conocimiento básico sobre las redes sociales. Quienes hayan leído el arranque del libro de Freeman sobre el desarrollo del análisis de redes sociales se sentirán muy familiarizados con los puntos que este panfleto divulga. Voy a añadir este panfleto a la literatura básica sobre análisis de redes sociales. Haced lo mismo con vuestras bibliografías. Los estudiantes sabrán apreciarlo.

Y para que la cosa no quede tan sosa, añado un video sobre la “belleza” de las redes cuyo protagonista está pidiendo a gritos un papel en The Big Bang Theory…

 

 

…where the doves go to die

It’s been not a good week. Please, indulge  me this little chronicle just as an escaping illusion. As of the video, I know, it’s somehow sorrowful but still…

The Jheronimus van Aken exhibition at the Prado Museum, which ran from May to September this year, reached the impressive number of 600,000 visitors. This record comes as no surprise as we identify van Aken as the artist who honoured his hometown adopting the pseudonym of “Bosch”, the highly popular Hyeronimus Bosch; but, still, seems a good excuse to inquire once more about the steady or even rising popularity of such a limited and distant artist.
I don’t mean to show disdain about him— how could I dare !. I just want to make a point of the scarcity of his work— few more than twenty paintings have been credited to him— the very limited themes covered— most if not all reproduce biblical scenes or have religious content— and of the fact that he was born around or shortly after 1450, at a time when America had not yet been discovered— hence the distance— and died in 1516, half a millennium ago.

francisco_nieva

Paco Nieva, a quien antes conocí  como “tumbao” que como autor.

And yet, Jheronimus Bosch is appreciated as the creator of a world of  esoteric and  magic resonances,  a Paracelsus (his contemporary) whose alchemy is based in the figurative translation of our main myths: origin, end, fate. The language into which Bosch translates these myths is made up of tiny interacting couples: human for the most part in “The hay wain”,  half human half chimeric when representing hell torments or mundane vices in “The last judgement” and a mix of humans and allegoric images of an obscure meaning, like the “tree man” representation of the right panel of “The garden of earthly delights”. Some times, this oneiric universe could be viewed as an never ending parade of monsters (as people usually refer to them) in morbid scenes heading to some final cliff. Impossible to ascertain which chemicals could draw someone to such a delirium.

leonard

Un grito a la arrogancia de los jóvenes, aunque él nunca lo hubiera admitido. De su versión del pequeño vals de Lorca procede el verso que he utilizado como título.

The exhibition at El Prado, however successful and very populated, was somehow flawed precisely by its own success and popularity. The long lines of people waiting for their turn to enter the exhibition were followed by crowded groups of the same people desperately trying to catch some detail on the canvas; an almost impossible task. In a sense, the magnificent effort of imagination has been wasted by a shortsighted organisation. In this respect, El Prado would have to follow some of the usual practices at the “Reina Sofía”, the homologous museum focused in contemporary art: the use of screens to magnify and describe the contents it exhibits, at least those whose craft is near to that of some miniaturists, as is the case. On the other hand this would approach the crafting of Bosch to the contemporary sensibility of people that appreciate the narrative, the story inside every painting as they have been raised in a plastic rather than literary environment.
This last remark leads me to my final comment and recommendation: the Bosch commemorative exhibition needed an extra effort to approach its contents to current people and, at the same time, to prolong and reinforce its influence: along with the retired people and the familiar groups lining up for a while maybe too long, some daily or weekly period would had to be reserved for the growing population of young involved in that intersecting world where plastic art and disciplines meet the information technologies and the graphic narratives of comics. Students and practitioners of these disciplines would have to be forced by some sort of chimeric guardians to attend and contemplate and imitate the exploding delirium of that far and weird and obscure dutch painter. Some industries, like those of computer animation and some creative products like graphic novels would greatly benefit of their practitioners being exposed to such an explosion of creativity.

Take This Waltz from Charissa Olano on Vimeo.

Cómo obtener datos bibliométricos/bibliográficos para el trazado de redes de citas (III)

[Tercera de una serie de cuatro entregas de contenido metodológico. Las anteriores se pueden ver aquí (la primera) y aquí (la segunda)]

Visualización de la red

El paso siguiente es crear el “historiograma”, una red de citas organizada de forma cronológica que muestra las relaciones de cita directa entre los artículos:
Tools > Graph Maker > Make Graph
El gráfico que aparece por defecto (no el que corresponderá a nuestros datos) se reproduce en la figura de la página siguiente.
En ella he señalado (círculo y flecha rojos) el primer detalle muy importante. Los historiogramas se generan inicialmente de forma abreviada, es decir, representando sólo los trabajos que destacan según su frecuencia de citas dentro de la colección (LCS). El límite, que en la figura se sitúa en 30 significa que sólo se ha trazado la red de 30 trabajos con mayor LCS. Es necesario desactivar ese límite para integrar todos los trabajos en la red.
El resultado gráfico suele ser un tremendo borrón, pero eso no importa porque lo que nos interesa son los datos que identifican los trabajos y sus relaciones, es decir, los vértices y las aristas de la red.

historiograma

Uno de los historiogramas de ejemplo producidos por HistCite. En realidad una red de los trabajos más citados sobre… citas. He resaltado (en rojo) el límite que es necesario desactivar antes de exportar los datos (en azul)

Obtención del fichero de vértices (nodos) y aristas (enlaces)

Una vez estamos seguros de contar con una red que contiene todos los trabajos, empleamos los controles de exportación (los he encuadrado en azul) para obtener el tan deseado archivo con la extensión “.net”. Es posible elegir entre varios formatos de salida. El formato Pajek 2 parece el más adecuado, porque ofrece una lista de atributos de los vértices (características de los trabajos) más completa.
A continuación se incluyen fragmentos de la lista de vértices (nodos) y aristas (conexiones de citas) de una red de 740 trabajos sobre la biología del pulpo común.

verticesyarcos

Dos fragmentos de un fichero “.net” que aparecen de forma sucesiva en el original. La expresión Arcs se emplea aquí en lugar de “Edges” para significar que las aristas tienen una dirección, porque la relación de cita directa no es recíproca.

En estos dos componentes de un archivo en formato Pajek se puede observar que cada vértice contiene un identificador numérico y una etiqueta— el nombre del primer autor y el año de publicación de su trabajo; además, los vértices se denominan aquí arcos (arcs y no edges) porque la relación de cita es direccional, desde el trabajo fuente al citado. Para señalar la relación simplemente se hacen constar el identificador del vértice de origen y el de destino. Este archivo se puede editar y se puede introducir en cualquier programa de visualización para obtener una adecuada representación gráfica de la red de citas.

Ventajas adicionales de HistCite

He comentado más arriba que, además de las puntuaciones que reflejan la frecuencia de citas, HistCite genera una serie de datos y algunos resultados de cálculos
http://www.garfield.library.upenn.edu/histcomp/guide.html
que ofrece en forma de informes y tablas. Es posible exportar esas tablas para añadir atributos a los vértices de la red, de forma que luego se pueda examinar desde diversos puntos de vista.
Además, y éste es el segundo detalle muy importante, una de las tablas que genera HIstCite es la de las referencias citadas (‘cited references’) donde se distingue las que pertenecen al conjunto de publicaciones descargadas (aparecen resaltadas en azul) y otras publicaciones que no hemos recogido, quizá por defectos en el perfil de búsqueda, y que son muy citadas en nuestra colección (tienen un LCS alto). Es muy conveniente identificar al menos las más citadas para ver si las incluimos junto al resto. Para ello, un control permite acceder al registro en el WoS, examinar las características del trabajo y, en su caso, incluirlo en un lote adicional que después agregaremos a nuestra colección.
La advertencia es importante: mientras preparaba estas notas me he dado cuenta, a través de ese control, de que había olvidado en mi perfil la denominación “x-adrenoleukodystrophy” y he tenido que reprocesar. Podréis encontrar la información en la página 13 del manual de HistCite que he enlazado previamente y los procesos posibles en el apartado 6.4 Adding records from te Cited Reference list (página 28 del citado manual).