Una de chinos

Me resulta sorprendente que, en algunas épocas o en algunas temporadas o incluso en ciertos días se acumulen varias experiencias que se refieren a un mismo ambiente, a una misma cultura o a los rastros e influencias que esa cultura ha ido impregnando alrededor.

dscn1910

Pues no, no es un bosque de bambú, pero a primera vista…

La palabra “chino” se ha convertido en una palabra contenedor que usamos para referirnos a un montón de cosas, personas y geografía que antes agrupábamos  como “orientales”. Pero precisamente el hecho de que dispongamos de esa palabra genérica pone de manifiesto que la influencia de la cultura o los productos de Japón, de China o de cualquier país de los del Sudeste de Asia es más que palpable.
Tenemos restaurantes chinos, tiendas de chinos, películas de chinos y cada vez más personas chinas alrededor. Y eso es fenomenal. Yo, que me siento por eso privilegiado, tengo además “música de chinos”.
Estos días, mi primer encuentro con algo de “ambiente chino” es musical. Tras ensayos a lo largo de un par de meses he colaborado con la banda del CEM en la interpretación de Shanghai. Esta obra es una obertura subtitulada “asiática” para banda sinfónica.  La compuso Oscar Navarro, un músico alicantino que cumple los 35 este año, por encargo del Certamen de Bandas de 2010. La obra muestra oficio, una estructura clara con tres secciones que alternan con ritornellos en el duo de flautas, un excelente colorido instrumental y cierta dificultad en el presto final de las maderas (algunos clarinetistas enrojecen de forma alarmante en esos compases) como corresponde a la obra obligada de un concurso.
Y ahora de China a Japón.
A pesar de eso o quizá precisamente por las reminiscencias orientales que contiene su armonía , mi cabeza estaba en otra música durante los ensayos: en la que Ryuichi Sakamoto compuso en 1983 para la película Feliz Navidad, Mr Lawrence, una película de Nagisa Ôshima que aún hace que se me humedezcan los ojos.
Y de Japón a Vietnam, ya puestos…
Cuando he querido recuperar la delicada pieza inicial, he dudado entre la versión del propio Sakamoto, la de Elena Mattiuzzi, una joven italiana que también la interpreta al piano solo, sin arreglos electrónicos, y la de un mochilero que la utiliza por toda banda sonora en un corto sobre su viaje a Vietnam. Y mira tú por dónde, a pesar de que su video dura menos de tres minutos (la pieza de Sakamoto se acerca a los cinco) sus imágenes son tan atractivas que hasta le han valido a Pedro Saavedra, el mochilero, una propuesta de matrimonio (sí).
Por razones personales Vietnam me toca muy, muy de cerca. Porque soy un sentimental, la película de Lawrence, con su trama y su música japonesas, me toca la fibra. Me alegro de que Oscar Navarro y su música me hayan permitido embobarme otra vez con esos temas.

En fin, os dejo con mi disculpa por no haber escrito estas notas en Viernes y con las imágenes de Pedro Saavedra, que ya debe de haber perecido víctima de la morena…

Vietnam from Pedro J. Saavedra on Vimeo.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s