Orozco desatado: crónica de un concierto de pipas y gaseosa

La música, hasta la música sinfónica, es algo mucho menos serio de lo que parece. Hemos sacralizado los conciertos, les hemos añadido chaqués y lentejuelas negras y corbatas de lazo y reflejos dorados pero la representación musical, como la representación teatral eran otra cosa hasta hace poco. En los foros de The Globe y del Corral se hacía de todo, hasta apuñalar. La Sinfonía en La de Beethoven, la famosa séptima sinfonía, se estrenó en un concierto a beneficio de los heridos en una de las batallas napoleónicas con el patio lleno… de gente en camilla. Era un poco el ambiente de los cines de barrio donde las botellas de gaseosa rodaban por los suelos inclinados hasta que se llenaban de cáscaras de pipas, que las frenaban.
Andrés Orozco Estrada, nacido nada menos que en Medellín, es titular desde 2013 de la hr-Sinfonieorchester, la principal orquesta del estado de Hesse en su capital, Frankfurt. Allí, en la explanada del astillero Weseler, a la altura del precioso puente Flösser sobre el Main, se celebra desde hace 10 años el  Sommerwerft, un festival de teatro y otras artes combinado, cómo no, con feria y pantagruélicas cenas colectivas. Y allí es donde Andrés la montó a mediados de este Agosto pasado.
Lo tenía fácil: música de Arturo Márquez, nada menos que el Danzón número 2, y un público entregado a los pies de una orquesta que sabe transformarse de sinfónica en ligera cuando toca. Y tocaba.

vlcsnap-2016-09-23-13h11m31s950

El preludio de una sonrisa

Se me ha puesto cara de tonto, de tonto feliz, cuando he visto la grabación de esa parte. Y quiero compartir la felicidad (no la tontería) señalando algunos códigos de tiempo de la grabación. Veamos:

00:09 Sobre el plano general de la cena en el muelle y la orquesta en el escenario, la frase del clarinete solista al ritmo de las claves (esos cilindros de madera que se detallan más adelante en 00:57)
00:26 ¡ Nadie puede negar que el segundo clarinete y el contrafagot son alemanes… !
01:14 …Tan alemanes como ese trío de señoras en el público que no las tienen todas consigo, ni saben por dónde les va a salir la música y la cosa empeora cuando la cuerda toma el tema y Andrés comienza a bailar, pero a bailar bailar.
02:00 ¡ Puff ! Al principio del forte, la cara de extrema concentración de dos violistas no preludia nada bueno.
02:17 Dos nenas más interesadas en una guirnalda que en la música y una panorámica por los puestos de la feria (vivan los drones así empleados).
04:05 Esto promete: comienza el solo de violín y las violinistas jóvenes empiezan a mecerse a su ritmo: los músicos están conquistados y hasta la morena de gafas, más alemana imposible, cierra los ojos y apoya los labios en el mástil. Ahora vamos a por la gente.
04:34 Por fin el brillo de algunos ojos y caras sonrientes entre el público. Creo que los hombros empiezan a flexibilizarse. Sí, definitivamente la cadencia del danzón empieza a hacer sus efectos (a la señora de gafas, que no al marido ceñudo que le guarda las espaldas)
05:50 El solo de trompeta y el güiro atacan, se recrudece el ritmo y, claro, hasta los de las hamacas empiezan a marcar el ritmo.
06:46 Y ya la hemos liado: Dos enamorados (ojito de dónde cojes, junge) y una preciosidad sin pendientes son sólo dos muestras de que la cosa ha calado. Es que es oír unas congas y la gente se desata.
07:32 Más de lo mismo con matrimonio entrado (y casi salido) en años. Y eso que falta lo mejor: así como los actores añaden “morcillas” a sus diálogos, Andrés se ha sacado de la manga dos solos (soberbio, muy mexicano el del trompetista) que añade a la parte final de la partitura, un obstinado que crece y crece y crece…
08:55 … y ya, bueno, de perdidos al Main: Andrés empuña el micrófono y trata de arrastrar al público para que palmee el ritmo de la orquesta. Momento de crisis: a la voz de “singen, singen” nadie se pone de acuerdo en cantar  (¡ Ay que caras, por diossss!) así que a continuación pide palmas…
10:00 Y algo consigue: que el público disfrute de todo, también de su propia torpeza.

Fin de la crónica. Y mi reconocimiento hacia un director joven (está a punto de cumplir los 39) que poco a poco está consiguiendo introducir el repertorio latinoamericano en mitad de Europa— literalmente, tras la última ampliación,
el centro geográfico queda a 40 kilómetros de Frankfurt.
Disfrutadlo el fin de semana y  descubrid que los alemanes son mucho más enrollados de lo que os habían contado. Al menos en las noches de Agosto y con música de un mexicano.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s