Donna non vidi mai simile a questa !

La ópera me produce un rechazo íntimo. Quizá sólo sea por la forma en que las mentes provincianas se ufanan asistiendo a representaciones que tienen por marca de clase social, quizá por la forma ridícula en que se alzan las cejas y se ponen los ojos en blanco. No te digo de los pechos (y las pechugas) henchidos según sus propietarios descienden algunas escalinatas…¡ Bah, qué más da !. Podría pasar de la ópera, pero no puedo vivir sin Puccini (y a veces hasta me monto tríos también con Tchaikosky).
Hace un par de semanas que escucho a Puccini. Por mis oídos han pasado Gianni Schichi, La Boheme, algo de Butterfly, Turandot de cabo a rabo y, estos últimos días, la que menos me atrae: Manon Lescaut. He tomado el título de una se sus arias para titular esta entrada que, a pesar de lo anterior, nada tiene que ver con la ópera. Mi recomendación, mi deseo de satisfacción para el fin de semana la traigo directa desde Nueva York.

vlcsnap-2016-02-19-12h14m01s433

Suzanne hace unos dos años, en su actuación para la NPR

Sí, ya sé, insisto demasiado últimamente en esa ciudad, que es menos ciudad que cultura y modo de vida, pero ojear el New York Times y leer The New Yorker es lo que tiene: te atrapa lo que pasa y cómo lo cuentan, por muy poca cosa que sea. Alguien diría que es como nostalgia de lo no vivido y sí, tendría razón, así es. Pero bueno, este viernes también tiene su voltereta, su pizca de sorpresa. Y me explico enseguida.
Me gusta la NPR, ese batiburrillo de casi 900 emisoras no comerciales y con vocación cultural y educativa cuya central, creado en Washington hace ahora (26 de febrero de 1970) casi, casi medio siglo. Y más me gustan sus Tiny Desk Concerts donde vocalistas, instrumentistas y grupos diversos adelantan nuevos temas o recuerdan los antiguos. He visto desfilar por allí desde Adele a  Diego el Cigala y T-Pain. ¡ Casi nada !
Hace un par de años grabaron a Suzanne Vega y… bueno. Casi todo el mundo ha escuchado dos  de sus canciones más populares, que publicó hace casi 30 años. Luka está inspirada por el retraimiento de un niño de su vecindario y se refiere al maltrato infantil. La canción es una maravilla y la propia Suzanne nunca ha creído que el niño real fuera maltratado.
El otro tema es muy curioso. Se titula Tom’s Diner, data de 1981, y narra el momento de su desayuno en el careto de la esquina.

 

toms-diner

Suzanne en la portada de la edición de Tom’s Diner de los años 80.

La historia, como todas las suyas, tiene algo especial. Pero eso no es todo: la grabación también resultó muy muy especial. Me resulta inexplicable que un tema sin ningún tipo de acompañamiento instrumental se haya popularizado a partir de la remezcla que unos productores británicos hicieron en 1990 y haya alcanzado alrededor de 90 versiones. Además, resulta curioso que Karlheinz Brandenburg, el inventor del formato MP3, utilizara este mismo tema como prueba para generar su famosísimo algoritmo de compresión. La canción está inspirada por el comentario de un amigo fotógrafo, cansado de ver la vida a través del objetivo, de ser el testigo de muchas cosas sin estar realmente implicado en ellas. ¿ Otra víctima de la nostalgia de lo no vivido ? A mí, además, me recuerda el arranque de “Los Enamoramientos”, en que también una mujer observa a una pareja en un café…
Ya he adelantado que esta semana también había pirueta. De las múltiples versiones de Tom’s Diner enlazo una de Giorgio Moroder con Britney Spears tarareando (mejor duh-duhando) y cantando. El video está chulo y las animaciones con la letra son muy bonitas. Por desgracia, no contiene toda la letra de la canción, toda la historia. Por eso no estará de más que os deis una vuelta por el mini concierto de Suzanne para la NPR. Por eso y porque me parece una mujer admirable.


Suzanne anda en la cincuentena profunda, como otros. Y me parece a mí que a lo largo del tiempo ha hecho honor al título de su libro (The Passionate Eye, publicado en 1999). Como estudió Danza contemporánea y se licenció en Literatura, así que no es difícil adivinar que es más una autora de historias que de canciones. Dos matrimonios y una hija adolescente (ahora tiene 22, creo) han dejado en su mirada cierta aura de sabiduría que me gusta muchísimo. Podes comprobarlo aquí.
Buen fin de semana y, como concesión a ciertos elevados instintos, aquí tenéis a Jonas Kauffman, un alemán que no lo parece, entonando el afamado título de esta entrada: nuca he visto una mujer como ésta…

No seáis buenos. No vale la pena ni sale a cuenta.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s