In English, please.

La comunicación científica y su análisis están llenos de lugares comunes. Uno de los más frecuentes tics considera al inglés como “el idioma de la ciencia” y a veces acompaña esa opinión con el dato de que más del 70 por ciento de los trabajos incluidos en Web of Science se han redactado en ese idioma, aunque Web of Science es una fuente muy limitada, que cubre pocas de las revistas científica existentes. Un grupo internacional publicó a finales del pasado año una investigación sobre la influencia de los diversos lenguajes a nivel global, y no sólo en el ámbito científico. Esa investigación no es sólo rigurosa, además es una preciosidad. Tomando como fuentes las traducciones (por ejemplo de libros) de un idioma a otro, las adaptaciones de artículos de la Wikipedia entre unas y otras ediciones y las ocasiones en que los usuarios de Twitter redactan sus mensajes en más de una lengua, trazan las redes que relacionan los lenguajes en cada uno de esos ámbitos. Sus resultados admiten poca discusión: “We find that the structure of these three global language networks (GLNs) is centered on English as a global hub and around a handful of intermediate hub languages, which include Spanish, German, French, Russian, Portuguese, and Chinese”. Pero volvamos al la ciencia y a la escritura científica.

Ana Isabel Moreno (Departamento de Filología Moderna Facultad de Filosofía y Letras Universidad de León) obtuvo en 2009 financiación para un proyecto de investigación titulado “Estrategias retóricas para publicar en revistas científicas internacionales desde una perspectiva intercultural español-inglés”. Al frente de un equipo procedente de ocho instituciones diferentes, afrontaba muchas cuestiones relevantes para la comunicación y la escritura científica. Una de ellas no es de Perogrullo y resulta central: ¿ Qué decide a un investigador español entre publicar en su idioma y publicar en inglés ?.
De aquel proyecto de investigación han resultardo bastantes publicaciones (yo he contado siete hasta el momento) y quiero comentar aquí la que afronta más directamente la pregunta que he enunciado. Se titula “Why publish in English versus Spanish” y apareció en el primer número de la Revista Española de Documentación Científica de 2015. De este trabajo interesan tanto el apartado conceptual, que le confiere una gran solidez, como los resultados, que resultan esclarecedores.
En esencia, se trata de someter a un buen número de investigadores a un cuestionario sobre los motivos que les llevan a publicar en una revista española (habitualmente en español, aunque no siempre) o en una revista internacional (casi siempre en inglés). El número de encuestados es impresionante: de casi 9000 envíos, obtuvieron respuesta de unos 1500 investigadores del CSIC y cuatro universidades. Según recuerda una de las investigadoras que cumplimentó la encuesta, la tarea era muy ardua y le llevó casi una hora, de modo que las cifras aún resaltan más. En cuanto a la fundamentación y la metodología del trabajo, Irene Lopez Navarro (CSIC y Univ de y Univ de Salamanca) y sus colaboradores han optado por la teoría de la autodeterminación (ya, ya pero la traducción de self-determination theory no admite demasiadas variantes) que traza una línea continua entre los motivos intrínsecos y extrínsecos con que los individuos justifican sus acciones o sus decisiones. Dejando aparte otros detalles, es curioso y aleccionador el modo en que combinan los grados a lo largo de esa línea continua con los factores motivaciones que distinguen (desde el deseo se superar desafíos hasta las ganas de que mis publicaciones se traduzcan en ingresos por productividad) y la forma en que (en la página 11) representan ese continuo mediante un conjunto de diagramas de reloj.
No me extenderé en las agrupaciones de casos ni en las idas y venidas de las variables. Sólo transcribo algunos fragmentos escogidos de los resultados del trabajo.
En relación con las motivaciones de los investigadores junior y senior, los comentarios son:
“With respect to extrinsic motivations, as in the case of Spanish, those who are at the beginning of their academic career are the most concerned about aspects of professional promotion when deciding to publish in EAL, meanwhile those who are distinguished by pursuing extra remuneration through their publications in English are senior researchers. Junior scholars are the most intrinsically motivated by need for achievement when choosing to publish in English”.
“More experienced authors in English are more motivated to write in English in response to invitations, and are also more concerned with obtaining citations and recognition through English publication, though not with professional promotion, a motivation that is equally important for all scientists. More experienced authors are also more concerned with the scientific audience to whom they direct their research articles when choosing English as language of communication. On the other hand, when it comes to motivations related to proficiency, researchers with lower levels of experience are those who are more concerned particularly with the improvement of their writing skills in EAL”.
Sobre las influencias del marco regulatorio (¡ vaya expresión !), algunas observaciones son:
“Consistent with these arguments, the researchers in our sample share the desire to obtain more intellectual feedback, broader international diffusion, as well as more citations, recognition and possibilities of professional promotion through their use of English as a language of research publication instead of Spanish. Our results thus point to a high degree of internalization by Spanish scientists of the requirements of the regulatory process that governs research evaluation”.
“…publication in Spanish is chiefly motivated by the most self-determined, integrated regulated, form of extrinsic motivation (communicating to the local scientific audience). From the salience of this item we can infer that there is a degree of concern among Spanish researchers that their results should reach the local community and not just those abroad even though they are in fact encouraged to privilege the international community by research evaluation practices”.
La pregunta final es más que obvia: ¿ Qué, cómo te quedas ?.

P.S.
Los autores reconocen que existen factores dependientes del contexto (disciplinario u otro) que sin duda influencian la elección del medio y el idioma de publicación. Me permito añadir que no sólo las relaciones sociales (de colaboración, por ejemplo) sino también la jerarquía de investigación y publicación afectan a la elección. Pero eso, claro, ya es cosa de futuras investigaciones. En todo caso, ya tengo buenas respuestas para los alumnos que preguntan por qué hay que publicar en inglés.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s