Retraso de publicación de los artículos científicos, bioRxiv y una disculpa

El número más reciente de las Proceedings of the National Academy of Sciences (de 5 de noviembre de 2015) contiene dos artículos que me han interesado mucho. El primero me ha gustado por razones estrictamente personales: demuestra por métodos genómicos que los perros se domesticaron y evolucionaron desde los lobos grises del Asia Central hace al menos 15.000 años. Todo aquel que aprecie la mirada de un perro en su mirada sabe por qué saber eso me emociona.
La importancia del segundo trabajo, una perspectiva, se extiende a los ámbitos de la documentación científica, la escritura científica y a toda la comunidad de autores de trabajos en ciencias biológicas. Es obra de Ron David Vale, un biólogo y farmacólogo molecular que ha llegado a ser presidente de la American Society for Cell Biology; alguien que sabe de qué está hablando cuando propone que se abra una discusión sobre cómo acelerar la publicación científica en Biología o, lo que es lo mismo, cómo reducir el retraso de publicación en ciencia.
Su trabajo es el más reciente de una serie de buenas contribuciones sobre el retraso de publicación. Recientemente también se ha analizado la relación entre frecuencia de citas y retraso de publicación. También entre los resultados (confirmatorios o negativos) de un trabajo y el tiempo hasta su eventual publicación. Mi bibliografía sobre el tema sobrepasa la decena de trabajos (incluyendo un par de ellos de cosecha propia) pero quiero centrarme en el trabajo de Vale. Antes, presento algunas definiciones que ayudan a describir el problema (si realmente es un problema).

Los retrasos de publicación

El retraso de publicación es un segmento de un periodo temporal muy amplio (varios o muchos años) que abarca desde la formulación inicial de las preguntas de investigación hasta el momento en que llega a los lectores el contenido del trabajo.
Dejando de lado la fase de investigación, el contenido de un trabajo científico se hace público en una sucesión de fases que recorren, primero, el proceso de edición en el seno de una revista científica y en segundo lugar la incorporación del trabajo a las bases de datos bibliográficas que lo difunden.
En lo que respecta a la edición, la distancia cronológica entre la conclusión de un trabajo científico y la publicación de sus logros en forma de un artículo revisado por pares es lo que se denomina retraso de publicación. Así definido, el retraso de publicación tiene dos componentes principales. El primero es el retraso editorial, que corresponde al proceso de revisión por pares y cuyos límites son la fecha de recepción del manuscrito en la revista y la fecha de aceptación en su versión final. El segundo es el retraso técnico (no encontré un nombre mejor, lo siento) que se extiende desde esa aceptación hasta la aparición efectiva en un ejemplar de la revista.
Si el trabajo se destina a una revista con versión electrónica, existe un periodo que abarca desde la fecha de aceptación a la aparición de la versión online del trabajo en cuestión. En el caso de las revistas que se editan exclusivamente en forma electrónica y no cuenta con edición impresa, la fecha de su aparición online es la fecha de publicación de los trabajos.
Cuando una institución o un individuo están suscritos a una revista cuyos ejemplares impresos van llegando por correo postal, la fecha de recepción es aquella en que se difunden los trabajos publicados. Sin embargo, la distribución electrónica y la posibilidad de suscribir alertas de sumarios, flujos de noticias (RSS feed) y otros canales de distribución automática hacen que la difusión se adelante. Por otra parte, las bases de datos bibliográficas son canales por los que también se difunden los trabajos de investigación. En la difusión a través de estos canales también se pueden distinguir dos fases. En la primera, el sistema contiene una descripción de los elementos del trabajo (resumen, filiaciones y otros datos meramente bibliográficos) y en la segunda se añade el aparato analítico, que resulta del análisis del contenido del trabajo en forma de códigos clasificatorios, palabras clave o descriptores y denominaciones normalizadas de, por ejemplo, las filiaciones institucionales de sus autores o los propios nombres de las revistas.

La secuencia, así pues, podría quedar así:

Fase de publicación = fase editorial + fase técnica

Fase de difusión = difusión rápida + difusión cualificada

El retraso amenaza el reconocimiento de la prioridad en el descubrimiento

¿ Os habéis parado a pensar por qué casi todos los artículos científicos se acompañan de fechas ?.
Me gustan mucho los trabajos de Michael Strevens, el profesor de filosofía de la Univ de Nueva York. El que prefiero se titula “The role of the priority rule in Science” y examina por qué se considera tan importante ser “el primero” en realizar una observación o un descubrimiento científico. No entro aquí en los razonamientos y sí señalo algo de lo más obvio: cualquier retraso en la publicación de esas observaciones o descubrimientos se opone el interés por que se reconozca la prioridad de los investigadores que los realizaron, los que llegaron primero a esos hallazgos. Retraso y prioridad están en conflicto. Y esa es la razón por la que los trabajos llevan fecha de recepción y de aceptación. Y también es la razón de que hablemos no de fases o periodos de publicación, sino de retrasos.
Pero el trabajo de Vale apunta a otro hecho más grave, si cabe. No es que el retraso amenace la prioridad en el descubrimiento. Es que amenaza el propio descubrimiento (y de paso al eventual descubridor). Veamos un ejemplo: Carlos Amigo trabaja en los experimentos de su tesis doctoral, que adopta el formato de una tesis internacional y exige que el candidato haya publicado al menos un trabajo sobre el tema. El plazo para realización de la tesis son cuatro años. Si el candidato dispone de un manuscrito publicable al cabo de tres años…

probablemente no llegue a tiempo de su fecha de defensa. Si a pesar de todo consigue su doctorado y decide proseguir su carrera investigadora, el periodo de formación postdoctoral se resentirá también de los sucesivos retrasos. Por no hablar de que cualquier convocatoria de beca exige un historial más o menos poblado a los candidatos.
Ron Vale achaca el retraso de publicación a la exigencia que los comités editoriales plantean sobre el uso de más datos y más elaborados, lo que inevitablemente plantea más tiempo de investigación y mayor complejidad de los experimentos. Comparando los trabajos de dos semestres de 1984 y 2014, apoya su argumentación con evidencias sobre el formato de los artículos, entre otras. No menciona (y debería hacerlo) que el efecto pernicioso de la dilatada recopilación de datos y de su procesamiento son terrenos abonados para la dejadez de tutores y directores científicos, tanto más ocupados como poco resolutos en la mayoría de casos que conozco.
El resto del trabajo de Ron Vale se dedica a discutir las soluciones posibles al retraso de publicación y, de entre ellas, defiende los archivos de preprints como la más eficiente. Confieso que no tenía ni la más remota idea de la existencia de bioRxiv (pronunciado baioarkaif, otra magnífica iniciativa del Cold Spring Harbor Laboratory) confieso que lo he probado y que funciona con gran transparencia. No tiene las dimensiones, ni la tradición, ni el arraigo cultural de Arxiv, pero tiempo al tiempo.

La disculpa

Las premoniciones y sospechas de las últimas semanas se han confirmado. Por desgracia no he podido evitar que me afectara hasta el punto de hacerme olvidar algo de gramática y mucho de estilo. No estoy en mi mejor momento y esto es patente en algunas entradas recientes de este blog (que voy elaborando con bastante antelación)  y pido disculpas por ello. Estoy convencido de que al menos eso va a mejorar.

Advertisements

One thought on “Retraso de publicación de los artículos científicos, bioRxiv y una disculpa

  1. Pingback: Vísteme despacio, que tengo prisa | Undertakings, studies, and labours

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s